PROTECCION Y OPORTUNIDADES

1.-  Salud                                         Pág. 84
2.  Trabajo                                     Pág. 90
3.  Pensiones                                Pág. 96
4. Seguridad Ciudadana       Pág. 100
5. Justicia                                        Pág. 106

 

SALUD

La reforma que reconoció el acceso a salud como
un derecho y estableció garantías explícitas de
oportunidad de atención y protección financiera
para las personas, independientemente de sus
niveles de ingreso, fue un gran avance. Gracias al
Plan AUGE, que cubre hoy más del 60% de la carga
de enfermedades, las familias pueden enfrentar una
enfermedad crónica o catastrófica sin el temor a no
poder acceder a un tratamiento oportuno o a que sus
costos financieros sean devastadores.

Pese a los esfuerzos realizados, aún hay importantes
falencias en el sector público que afectan la atención
de salud de la población. Entre estas carencias
figura el déficit en especialidades médicas; la falta
de infraestructura, especialmente en hospitales; la
necesidad de una mejor gestión y mayor efectividad
de la Atención Primaria, para que las personas
puedan resolver sus problemas de salud cerca de sus
domicilios y en menor tiempo.

Para abordar estas necesidades es necesario destinar
mayores recursos públicos a salud. Hoy los recursos
destinados a salud equivalen a 8% del PIB, sumando
el esfuerzo público y privado. Sin embargo, en los
países de la OCDE el 72% del gasto total en salud
corresponde a gasto público, en Chile esta cifra está
en torno al 50%. Es imperioso un mayor compromiso
del Estado.

Avanzaremos en todas estas áreas, lo que permitirá
cubrir necesidades prioritarias para los sectores
medios y los grupos más vulnerables.
Ampliando la Red Pública de Salud
En los primeros 100 días de gobierno  se hará el
lanzamiento  del Plan  Nacional de Inversión
Pública en Salud 2014 – 2018. Se destinarán
$4.000 millones de dólares en inversión pública
en el período, lo que significa más que duplicar
la inversión efectiva de los últimos 4 años. Dicho

plan representa un esfuerzo en inversión pública
en salud sin precedentes, indispensable para
elevar la capacidad diagnóstica y resolutiva, que
comprenderá la ampliación y fortalecimiento de la
red asistencial en todos sus niveles.

Este plan incluye la construcción de 20 nuevos
hospitales, dejar en construcción otros 20 y avanzar
tanto en los estudios técnicos de arquitectura e
ingeniería como en la licitación de obras civiles
de otros 20. También fortaleceremos la red de
Atención Primaria de Salud con 100 nuevos Centros
de Salud Familiar, 100 Centros Comunitarios de
Salud Familiar y 132 Servicios de Atención Primaria
de Urgencia de Alta Resolución, SAR.

Impulsaremos un conjunto de iniciativas para
hacer más expedita la atención de urgencia en
casos complejos. En primer lugar, mejoraremos
los SAMU, dotando a los Centros Reguladores
Regionales de infraestructura y tecnología de
punta, sumado a recursos humanos especializados,
para una respuesta oportuna y más efectiva hacia o
desde los móviles adscritos.
Aseguraremos la expansión de 200 camas críticas,
con el fin de agilizar la hospitalización de quienes
esperan en los Servicios de Urgencia. También se
dispondrá de 100 camas socio sanitarias, como
forma de dar respuesta a aquellas personas que
siendo dadas de alta médica, no poseen una red de
apoyo, familiar o social que iremos incrementando
según sea el comportamiento de la demanda para
este tipo de solución.

También mejoraremos la disponibilidad de
recursos de apoyo diagnóstico y terapéutico para
los pacientes, como exámenes de laboratorio,
imagenología y procedimientos, para resolver con
más rapidez la atención de la población.
La Posta Central es el único Hospital de Urgencia
del país y dada su relevancia en el contexto de la Red
Asistencial Pública impulsaremos el proyecto de

“Reposición de la Posta Central”, porque nuestro
país requiere y se merece un Hospital de Urgencia
de clase mundial.
Desarrollaremos un plan de mantención del
parque tecnológico de las unidades críticas y de
los servicios generales de los principales centros
hospitalarios del país. Pondremos en marcha
un programa de adquisición y reposición de
ambulancias, que reemplazará todos los vehículos
en mal estado y duplicará el actual parque, de
modo que a fines del gobierno tendremos 1.900
ambulancias en estado óptimo de funcionamiento.
A este total sumaremos 132 nuevas ambulancias
destinadas a los Servicios de Atención Primaria de
Urgencia de Alta Resolución.

Atención y Prevención
Las personas necesitan tener atención de salud
oportuna y de calidad en los centros públicos de sus
comunas. La atención primaria debe ser la puerta
de entrada al sistema de salud y el primer paso
en una cadena de atención continua de creciente
complejidad.

Esto implica aumentar el gasto per cápita a nivel
comunal, destinando recursos e incentivos para
atraer y retener a profesionales de la salud,
especialmente a médicos, y contar con los medios
tecnológicos para hacer diagnósticos precoces.
Este mayor esfuerzo financiero debe orientarse a
acortar la brecha que hoy existe entre las comunas
ricas y pobres.

Vamos a crear 132 SAR, Servicios de Atención
Primaria de Urgencia de Alta Resolución,
beneficiando potencialmente a casi 10 millones de
personas que se atienden en el sistema público. La
mayor resolución se logrará con la incorporación de
tecnología apropiada y dotación del personal médico
necesario, contando con camillas de observación

de pacientes para derivar sólo a quienes requieran
atención secundaria. Esta es una manera efectiva
de acercar la salud a la gente. En los primeros 100
días de Gobierno serán definidas las comunas y los
centros de salud donde se habilitarán los SAR.

Vamos a enfrentar la falta de médicos en la Atención
Primaria, para que la población tenga acceso a
prestaciones y atenciones de calidad y oportunas.
En los próximos 4 años vamos a incorporar a 1.000
nuevos médicos a la Atención Primaria. Para esto,
entregaremos incentivos económicos con el objeto
de mejorar los sueldos de ingreso y también para
retenerlos. Junto con esto, se creará un programa
para que los médicos recién egresados que así
lo estimen sean contratados por los Servicios
de Salud del país y destinados a trabajar por un
período asistencial obligatorio, que oscilará entre 3
y 6 años, en establecimientos de atención primaria
de salud municipal, al cabo de los cuales podrán
postular a becas de especialización, con devolución
en el sistema público.

Nos enfocaremos en la prevención de enfermedades
crónicas no transmisibles, que afectan la calidad
de vida de los adultos. Entre otras medidas,
desarrollaremos un programa de prevención
para adultos con riesgo de desarrollar diabetes o
hipertensión arterial, que buscará generar hábitos
de alimentación saludable, manejo de stress y
actividad física. Pondremos en marcha una red
de equipos profesionales dedicados a mantener
su autovalencia y evitar que el sedentarismo, los
estados depresivos y el aislamiento potencien
sus niveles de dependencia y postración de los
adultos mayores. Este programa beneficiará
potencialmente a más de 1.100.000 personas,
que representan al 50% de la población de adultos
mayores del país.
Desarrollaremos el plan “Más Sonrisas para Chile”
para ampliar la cobertura de atención odontológica
para mujeres de grupos socioeconómicos
vulnerables que buscan empleo, apoyándolas

en sus esfuerzos de integración laboral y en el
fortalecimiento de su autoestima. La meta es que
desde el primer año de gobierno dupliquemos las
altas odontológicas con este programa, llegando
a 400.000 mujeres en el período de Gobierno,
con más y mejores prestaciones que el programa
vigente gracias a la contratación de especialistas
endodoncistas y protesistas, con el propósito
de recuperar integralmente la salud bucal de las
mujeres.
El programa “Sembrando sonrisas” estará
destinado a todos los niños y niñas de 2 a 5 años, es
decir a 400.000, pertenecientes a Jardines infantiles
de JUNJI, INTEGRA y de escuelas municipalizadas
y particulares subvencionadas del país. Consistirá
en la aplicación 2 veces al año de barniz de flúor
a preescolares de 2 a 4 años y entrega de pastas
y cepillos de dientes. A los niños de pre-kínder y
kínder de colegios municipales se les entregará
pasta y cepillo de dientes.

Brindaremos atención odontológica integral a los
jóvenes de 4° año de enseñanza media de colegios
municipales y particulares subvencionados,
beneficiando cada año a más de 180.000 jóvenes,
para que se incorporen a la vida adulta en excelentes
condiciones de higiene bucal.
Mejoraremos el acceso a atención odontológica para
la población adulta, hoy limitada a urgencias. La
demanda espontánea será resuelta en la Atención
Primaria en horarios ampliados y mediante un
programa que considerará las prestaciones más
necesarias. Si el paciente que accede a esta atención
requiere atención protésica y/o de endodoncias,
podrá ser derivado a estas especialidades.
Plan Nacional de Formación de Médicos
Especialistas
Es inaceptable que muchos enfermos deban
postergar sus tratamientos de salud o sufrir
extensas demoras en su atención debido a que
Chile no cuenta con un adecuado contingente
de especialistas, déficit que llega a ser crítico en

algunas áreas. Esta carencia reduce la oportunidad
en la atención y limita la capacidad resolutiva del
sistema público.
Vamos a desarrollar un Plan Nacional para la
formación y retención de especialidades médicas
para apoyar la formación de 4.000 nuevos
especialistas y que incentive el ingreso de más de
5.000 médicos a los programas de formación, junto
con articular una política moderna para el desarrollo
del recurso humano médico especializado. Esto
implicará un nuevo trato con las universidades,
que permita promover modificaciones y ajustes
en los programas de formación de especialidades
críticas y complementar mejor el término de los
estudios con el inicio de la especialización.

En los
primeros 100 días pondremos  a disposición los
recursos necesarios para que los Servicios de Salud
puedan contratar 33.000 horas médicas semanales
adicionales, equivalentes a la contratación de 750
médicos especialistas.

Más solidaridad para financiar la Salud y
terminar con los abusos de las Isapres
Las Isapres discriminan a las personas según el riesgo
que tienen de enfermarse y provocan segregación de
la población. Esto afecta especialmente a las mujeres,
personas mayores, personas con problemas de salud y
a quienes pertenecen a hogares de menores recursos.

Además, no existen mecanismos que regulen los
copagos de las prestaciones de salud, haciéndolos
iguales para todos y asociándolos al ingreso de las
familias. Tampoco existen regulaciones efectivas
respecto de los reajustes del precio base de la prima
de salud, ni sobre los pagos asociados a la prima por
las prestaciones AUGE. Respecto a este último punto,
no se observan las condiciones para que las personas
dispongan de información suficiente para acceder a
los beneficios del AUGE en las Isapres.

No es justo que a una persona mayor o que tiene
mayor probabilidad de enfermarse o aumentar sus
gastos de salud, las Isapres le cobren mucho más caro
o simplemente el sistema privado de salud lo expulse,

entre otros de los problemas antes presentados. Por eso,
en los primeros 100 días de Gobierno, convocaremos a
un equipo de expertos con el mandato de redactar una
propuesta de Proyecto de Ley de Isapres, que esté en
el contexto del funcionamiento global del sistema de
seguridad social en el ámbito de la salud.
Una Política Nacional de Medicamentos
Los usuarios de la Atención Primaria de Salud, tanto
de grupos vulnerables como de sectores medios, que
se encuentran bajo tratamiento no debieran tener que
efectuar gastos en medicamentos. Escuchamos a diario
la demanda legítima de muchas chilenas y chilenos
que nos dicen que no reciben sus medicamentos y
deben cubrir con sus pocos ingresos los remedios que
necesitan.

Para la provisión adecuada de medicamentos para
nuestra población, se requiere una Política Nacional.
Desde el primer año de gobierno, vamos a crear un
Fondo Nacional de Medicamentos, que beneficiará
directamente a 5 millones de chilenos que se atienden
en la Salud Primaria. Comenzaremos asegurando que el
100% de las personas mayores de 15 años, con diabetes,
hipertensión, colesterol y trigliceridos altos, reciban
sus medicamentos oportunamente. Estos problemas
de salud son las más caros de tratar y los recursos que
se destinan hasta ahora desde el nivel central y los
que aportan los municipios son insuficientes. En los
primeros 100 días de Gobierno, se firmarán convenios
con las 345 municipalidades con el objeto de constituir
una red de entrega de medicamentos que resuelva los
problemas actuales de acceso a los medicamentos.
Haciéndonos eco de la demanda de la ciudadanía
por sentirse asegurados ante una patología de alta
complejidad, especialmente desde el ámbito de acceso a
fármacos de alto costo, generaremos un Fondo Especial
de Medicamentos de Alto Costo, que pueda responder a
la demanda de nuestros beneficiarios, bajo protocolos y
guías clínicas elaboradas por grupos de expertos. De esta
manera, si los médicos de la Red Asistencial respectiva
recetan, bajo protocolo, alguno de estos fármacos que
no esté cubierto por el seguro público, se recurrirá a
este fondo para financiarlo

(fUENTE:  http://www.emol.com/documentos/archivos/2013/10/27/2013102712016.pdf  y selección  de  Océano Azul)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s